La TV, nos ha acompañado durante décadas, con ella hemos reído, llorado, aprendido e incluso viajado sin salir de casa. Por este motivo conviene echar la vista atrás y ver cómo ha evolucionado la tecnología de la TV desde su aparición hasta la llegada de Internet.

En sus inicios la TV nació para poner imagen a las retransmisiones radiofónicas, noticieros, relatos o radionovelas y conectar a los hogares con el mundo exterior. No obstante, la TV se implantó en España mucho más tarde que en el resto de países, siendo la primera emisión, en blanco y negro de TVE, en el año 1956.

En el año 1972, nació la TV en color, la cual revolucionó a la sociedad y se convirtió en todo un fenómeno de masas a pesar de que sólo contase con dos canales y se pagase con impuestos.

Años más tarde, llegaron los reproductores de video y posteriormente los DVD y Home Cinema, introduciendo la gran pantalla en los hogares. Sin embargo, es en los años 90 con la llegada de los primeros TV panorámicos, cuando la TV empezó a evolucionar, y desde entonces no ha parado.

La llegada de Internet, supuso un salto tecnológico muy importante, pues con él, llegaron en 2010, las primeras TV inteligentes, como Miralay, las cuales han ido progresando hasta permitir que a través de sus pantallas no solo se pueda disfrutar de la programación que la televisión por cable o satélite ofrece, sino que también posibilitan el acceso a Internet y la conexión de reproductores DVD, consolas de videojuegos u ordenadores. Es decir, las TV Smart han logrado fusionar en un solo dispositivo las capacidades y recursos de diferentes medios a la vez que permiten el acceso a la red.

cropped-quees-sumergete1.jpg

Fuente: Miralay

En este contexto, nacen las TV-espejo Miralay a través de las cuales puedes visualizar la TV y acceder a los servicios más actuales de la red, como alquiler de películas, youtube, y mucho más. Por otro lado, este revolucionario espejo con televisión integrada también permite la conexión de ordenadores, móviles o consolas, de ahí que sea todo un acierto utilizarlo como centro multimedia de entretenimiento.

Por otro lado, cabe destacar que cuando Miralay se encuentra en reposo se convierte en un espejo de decoración interactivo que se integra de forma sencilla en cualquier ambiente.

En definitiva, con Miralay conseguirás integrar en tu casa o negocio una televisión, que fusiona Internet con multitud de servicios y funciones sin que se rompa la armonía del lugar.

Cart

Back to Top