¿Qué es el diseño minimalista?

Cuando hablamos de minimalismo nos referimos al diseño en su forma más básica. Es decir, priorizar los tonos claros y la sencillez, omitiendo texturas, formas y colores que puedan resultar abrumadores.

Se caracteriza principalmente por su extrema elegancia, sobriedad y luminosidad.

El origen del minimalismo

La arquitectura minimalista surge en Nueva York en los años 60 posterior a la I Guerra Mundial y fue uno de los movimientos modernos más importantes.

Su influencia proviene principalmente de 3 vertientes:

– El movimiento De Stijl (formas rectilíneas y colores complementarios).

– Las obras de Ludwig Mies Van Der Rohe (materiales modernos y espacios abiertos).

– Diseño tradicional japonés (simplicidad, colores neutros, funcionalidad, libertad de movimiento).

La tendencia

La evolución del minimalismo de los años 90 está basado en los avances tecnológicos y de calidad. Tiende a permanecer en un orden estético y en equilibrio.

La intención es la de generar sentido a partir de lo mínimo, simplificando los elementos utilizados. Lo contrario que predominaba en una época anterior, donde el estilismo se centraba en sobrecargar los contenidos artificiales con materiales sintéticos.

subnav-residencial

Por último, es de vital importancia en este tipo de diseño la selección de materiales a utilizar. El aluminio, la fibra de carbono, la cerámica, entre otros… son algunos de los más predominantes. Se trata de materiales de gran complejidad tecnológica por lo que también son costosos y, por tanto, lujosos.

El color blanco, metal y transparencias suelen predominar junto con los tonos claros y monótonos.

Cart

Back to Top